sábado, 11 de junio de 2016

Reseña de 'Prométeme que serás delfín'

Reseña de 'Prométeme que serás delfín'. Ver. Oír. Contar.

Prométeme que serás delfín, de Amelia Noguera, es tan apasionante como desgarradora. La vida misma. Una historia de amistad, de niños especiales, de acoso escolar, de madres coraje que dan la vida, de un sistema educativo decadente, de profesores entregados y dispuestos a cambiar las cosas mientras chocan una y otra vez con compañeros menos entusiastas, de recortes en ámbitos vitales para una sociedad, de delfines y, como nexo de unión, de asesinatos.


El relato transcurre en un colegio público de Madrid que bien puede ser cualquier colegio de los actuales. Una profesora hastiada maltrata y ridiculiza a sus alumnos sin ningún tipo de miramientos, aplicando castigos colectivos a placer sin tener en cuenta las consecuencias que ese tipo de "enseñanza" puede tener en sus alumnos, obligándoles a ser competitivos y a dejar de lado valores tan importantes como la solidaridad, el respeto o la colaboración.

Adela, que así se llama, es asesinada durante la fiesta de San Isidro que se celebra en el colegio y, a partir de ese momento, tres amigas inseparables y las únicas del colegio que tratan con cariño y con respeto a Sofía y a Jorge, niños con necesidades especiales, comienzan a investigar el suceso para evitar que sus padres las separen.

La historia se narra en pasado y en presente a través de una de las niñas, que ya de adulta recuerda y evoca lo sucedido y hace de narradora principal, y a través de la madre de Sofía, que se dirige al lector siempre en presente, en un estilo directo, rompedor, acelerado, un reflejo exacto de su vida. 

El libro engancha desde el principio, es ligero, ameno, actual, realista. Bien podría estar basado en alguna historia no muy lejana en el tiempo, aunque se tomase sus licencias.

Una lectura imprescindible que nos da una nueva dimensión del acoso escolar, que, desgraciadamente, es noticia casi a diario. Una historia de lealtad y, en cierto modo, de esperanza, que nos abre un poquito los ojos y nos enseña que este mundo necesita más humanidad, más solidaridad y, por supuesto, más delfines.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada